Buscar

¡PASEN Y VEAN!

domingo, marzo 22, 2015

Celestial Madre Amadísima, Madre de Dios, de la Galaxia y del Cosmos.

Ya se acerca la Semana Santa, precedida de su viernes de dolores y su domingo de ramos. Semana en la que se recuerda la Pasión, Muerte y Resurrección del Hijo de Dios y se festeja la Salvación de todos los pecadores cristianos a través del sacrificio del único Hijo de Dios y su posterior resurrección al tercer día. Pero hay otro personaje importante en esta santa semana del año. Ese personaje es la madre de Jesús, la Virgen María. Abnegada madre que ve como su hijo es torturado, masacrado, viripendiado y crucificado. Madre inmaculada porque su hijo fue concebido sin un hombre que la fecundara, sino por la intervención directa de Dios sobre ella. Y digo que es importantísimo personaje porque es un icono que se repite en diferentes culturas, religiones y creencias a lo largo de la historia de la humanidad.

Nos podemos remontar al período en el que la civilización que habitaba Sumeria era de las más avanzadas. Los sumerios adoraban a la Diosa de los Cielos, de la Fertilidad, del  Amor y de la Guerra. Adoraban a la Diosa Madre que usó su divino útero para traer al primer hombre que daría pie a toda la historia universal.




Según las tablillas, que contienen textos en escritura cuneiforme, la Diosa Inanna sería una fémina componente de unos astronautas ancestrales que llegaron al planeta. Estos seres alienígenas quisieron crear con ingienería genética, usada en simios nativos, seres inteligentes a los que usar como esclavos en yacimientos donde se extraían diferentes metales preciosos, pero con preferencia del oro. Según el arqueólogo Zacarias Sitchin, el cuál estudió dichas tablillas, usaron dicha ingienería genética con parejas de simios para darles inteligencia sin éxito. Tras muchos intentos, después de variar la genética de los espermatozoides de mono, implantaron en un óvulo alienígena dicho esperma y los transfirieron al útero de la que después sería la Madre de la Humanidad. El útero alienígena de la Diosa-Madre. Y en este intento si hubo éxito. Y se creó a Adán. Y fue tan exitoso que a los ojos de los ancestrales astronautas era hermoso. Y siguieron creando nuevos adanes a través de la transferencia de óvulos. Y al ver que no conseguían a Eva, y que Adán era hermoso las féminas alienígenas procrearon con él.





En las abundantes tablillas se describen como son las normas sociales, las leyes, las formas de comercio y la religión. En esta última, Zacarias Sitchin después de un profundo estudio asegura que los sumerios profesan una religión a la Diosa Madre, al Dios Padre Enki y al Dios Todopoderoso Enlil. Una religión en la que no pueden hacer representaciones pictóricas, esculturales o narrativas de dichos dioses. Según los textos cuneiformes, Enki es castigado por Enlil porque ayudó a los hombres a alcanzar el conocimiento y la libertad de su esclavitud minera. Hecho que nos recuerda a Prometeo o a Mercurio, que son castigados por Zeus o Júpiter, respectivamente según mitología griega o romana, por darle el conocimiento del fuego a los hombres.





Serían los fenicios los que nos traerían a occidente el culto a la Diosa-Madre Astarté. Pero siglos antes de que sucediera esto, en la civilización egipcia existiría el mito de Osiris, el Dios Sol. Este mito, donde Isis era la Diosa-Madre concibió a Horus, antes de que Osiris muriera, Pero Osiris al ser Dios resucitó al día siguiente apareciendo por el este como el Sol. Con este mito y la tumba de Osiris como centro se creó la civilización egipcia y su religión a la vida después de la vida. Crearían el Río Nilo para que coincidiera con la Vía Láctea, y, Las Pirámides de Gizeh para que coincidieran con el cinturón de Orión o la Diosa Isis. Así, cada vez que se alinean Osiris fecunda a Isis, para traer a este mundo a Horus, el Hijo de Dios.




Por todo ello, María, Madre de Dios, Inmaculada y Pura es la verdadera protagonista de tan emblemática semana y de la historia de la humanidad. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Antes de nada, agradecerte que te hayas pasado por este hulmide rincón de mi mente. Espero que te diviertas comentándolo y me hagas partícipe de tus impresiones. Cualquier crítica me parecerá constructiva.Un saludo.